viernes, 9 de septiembre de 2011

Spleen


En la hora del aburrimiento
parece que burbujean logaritmos
dentro de mis cartílagos,
como si chapoteara la mímica del paralelogramo
en la sangre confundida de mi neurosis.

El hastío se come membranas,
nauseabundo se restriega en la inutilidad
que resulta si vagamos por la cosmogonía de las calles,
en un cuchicheo de miasma,
como lluvia minúscula que entraña anonimato,
porque todo es una dimensión resbaladiza del ser.

La rebelión empieza cuando se flanea desmadejado,
desbaratando la esfera por la que hierve la muchedumbre.


Conde Soto

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada